El pasado lunes 3 de noviembre asistimos a la presentación del nuevo Renault Twingo celebrada en Bacelona. El pequeño urbano francés se reinventa en su tercera versión, reconvirtiendo para intentar asaltar el mercado europeo y convertirse en uno de los referentes de su segmento.

Fotos - 11734

El nuevo Twingo es resultado de los acuerdos de colaboración entre Renault y Mercedes, que entre otros, planificaron el desarrollo de una plataforma conjunta para desarrollar un pequeño urbano. Mientras que los de Stuttgart utilizarán esta plataforma por su Smart -que se presentará, también, las próximas semanas-, los de Boulogne-Billancourt utilizan dicha plataforma por su icónico modelo urbano.

Estética urbana

El nuevo Twingo rompe con la tradición de las versiones anteriores para reinventarse con nuevas formas más redondeadas, menos ovalitzades, y una cuidada selección de colores vivos (blanco, azul cielo, rojo y amarillo) que refuerzan la personalidad del pequeño galo.

Los faros delanteros cuadrados y la caída posterior es una especie de widget al viejo R5, del que también copia algunos gadgets decorativos, tales como la línea de vinilo horizontal o los retrovisores de colores. La variedad cromática y las posibilidades de customización hacen del Twingo un coche muy trabajado estéticamente, con un cierto aire “vintage” que evoca a los ochenta y soluciones estéticas del siglo XXI. Opcionalmente también se puede equipar con un techo eléctrico, que permite convertir el Twingo en un descapotable para disfrutar del buen tiempo.

renault-twingo-2014-020

Los interiores del nuevo Twingo son también agradables y exitosos. El volante es especialmente sorprendente, y su tacto, muy agradable. Los pedal de aluminio -opcionals-, o los acabados del tablero de mandos son juveniles y agradables, y contribuyen a una sensación de bienestar dentro del habitáculo. El único elemento discordante en el conjunto interior son los asientos, excesivamente duros para un uso prolongado en largos viajes, y que no acaban de recoger del todo el cuerpo.

Tracción trasera

Una de las novedades que presenta el nuevo Twingo es la disposición del motor, ubicado detrás, justo por debajo del maletero. Para meter el pequeño motor, de menos de un litro de cilindrada (0’9, para ser exactos) y propulsado por tres cilindros, los ingenieros franceses han tenido que rediseñar la arquitectura del propulsor, inclinándose lo 49º en disposición transversal.

renault-twingo-1

El pequeño motor tricilíndrico galo, disponible sólo en mecánicas gasolina, tiene dos variantes disponibles, el SCE atmosférico de 70 caballos y el TCe turboalimentado que rinde 90 caballos. Ambas versiones homologan consumos muy contenidos de poco más de cuatro litros a los 100 kilómetros, si bien en condiciones reales de conducción, esta cifra puede llegar a doblar el consumo homologado.

El motor transmite su potencia al eje trasero, permitiendo así que el pequeño Twingo se convierta en el primer tracción trasera (o propulsión) de la marca del rombo desde la época del R5 Turbo.

Equilibrio interior

Con todo, la arquitectura de la plataforma consigue convertirse equilibrada gracias a un eficiente reparto de los pesos, con un 45% del peso en la parte delantera del coche (donde se alojan la batería, los líquidos de frenos y otros elementos mecánicos) , y la parte trasera del mismo, que soporta el 55% del peso total del coche.

Esta disposición tan original permite que aunque la plataforma actual sea inferior al anterior -ya que el actual Twingo hace sólo 3’59 metros de largo-, el habitabilidad interior del producto haya conseguido crecer 32 centímetros, mejorando la habitabilidad de las plazas traseras, algo más separadas que en el modelo anterior, y que el resto de coches de la competencia.

Especialmente significativo es también que el nuevo Twingo se fabrique con carrocería de cinco puertas, reafirmando la voluntad utilitaria y casi familiar de su producto. De alguna manera, el pequeño Twingo se convierte en una mini-monovolumen con vocación juvenil y urbana.

Comportamiento dinámico

Durante esta presentación y toma de contacto pudimos probar el nuevo Twingo durante una mañana, compaginando tramos urbanos, de autopista y de carretera de montaña.

En la ciudad el pequeño galo se encuentra como pez en el agua. El nuevo Twingo tiene una aceleración bastante aceptable, una visibilidad excelente y un sorprendente radio de giro que permite una gran movilidad en escenarios urbanos. Equipado con el sistema “Start & Stop”, el sistema de ayuda al arranque en subidas y el modo de conducción “Eco“, el urbano francés es un coche ágil, sencillo y eficiente para moverse dentro de grandes ciudades.

Fotos - 11742

Sin embargo, su rendimiento en carretera abierta y autopista no es equiparable a su rendimiento urbano, e incluso la versión más potente se presenta poco adecuada para un uso constante de autopistas y autovías. Pero donde el modelo galo flojea más es en las carreteras de montaña. En los tramos revirados el nuevo Twingo no muestra el carácter deportivo que su estética y su disposición mecánica nos hacian presuponer. No asume la menor herencia del mítico R5 Turbo, el último modelo de propulsión y con el motor detrás de Renault. El tarado de su suspensión, el centro de gravedad un poco elevado y la respuesta del freno tampoco se corresponden a la estética del coche. Tampoco ayuda la utilización de frenos de tambor en las ruedas traseras, que además, son las motrices, y que confiere un tacto algo pastoso, o esponjoso, el pedal del freno, y en penaliza la efectividad.

Equipamientos y precios

El nuevo Twingo estará disponible a partir de € 11.700 (precio final), para la versión básica -llamada intenso-, con el motor SCE de 70 caballos. El mismo acabado, equipado con el motor TCede 90 caballos, sube hasta los € 12.600, mientras que el acabado superior, disponible sólo con el TCe de 90 caballos, arranca los 13.500 .

Si queremos añadir extras, hay dos paquetes disponibles: el llamado “Sport”, que supone un sobrecoste de 600 € y permite múltiples opciones de personalización y el sistema de interacción y navegación multimedia R-Link. Por otro lado, el techo eléctrico lo podemos equipar de forma opcional previo pago de 890 .

Lo mejor: Propulsión, sonido del motor en la parte trasera del coche y aspecto estético.

Lo peor: Dirección algo blanda, asientos un poco incómodos, utilización de frenos de tambor en las ruedas motrices (traseras).