El Volkswagen CC nació como una versión del Passat pero en 2012 VW decidió que el CC tuviera identidad propia y perdió por el camino la denominación Passat, aunque nadie pueda dudar de su parentesco. CC son las siglas de Coupé Confortable o sea que ya podéis imaginar por donde va la cosa en en este VW. El Volkswagen CC pretende ofrecer lo mejor de dos segmentos. El confort de las buenas berlinas clásicas, como el Passat, y el dinamismo y las líneas distinguidas de un coupé.

Volkswagen CC - 51

Lo que más destaca de su vista exterior es su altura, Sólo 147 cm. Esto le confiere una línea lateral muy fluida que integra muy bien el tercer volumen, el del maletero. Realmente si querían una imagen dinámica los de Wolfsburg lo han conseguido. Sólo abrir las puertas se nos hace evidente otro buen detalle propio de los coupés como es la ausencia de marco en las puertas. Acceder al interior del coche cuesta un poco más de lo que es habitual en una berlina debido a la poca altura del techo.

Una vez dentro nos encontramos un interior más que conocido pero que no admite muchas críticas. Nos acogen unas excelentes butacas en piel y alcántara de una firmeza ideal para afrontar grandes distancias sin fatiga. Sin ser deportivos recogen el cuerpo perfectamente. La ergonomía es la habitual en las marcas del grupo, todo está donde esperas encontrarlo. Destacar la gran pantalla del centro multimedia que controla la mayoría de funciones y equipamientos del coche. No por el tamaño sino por que es táctil. Para mi gusto una solución de manejo mucho más cómodo que los mandos tipo joystick.

Volkswagen CC - 67

El precio a pagar por el diseño estilo coupé, acceso a parte, es el espacio disponible dentro de la cabina. En las plazas delanteras con 1’75 de altura y el asiento en la posición más baja posible casi tocas el techo. Es cierto que llevamos montado el techo solar opcional que rebaja algún centímetro la altura disponible, pero a cambio, nos ofrece una luminosidad extra en el interior que hace que este parezca un poco más amplio.

De todas formas es en las plazas traseras donde más se nota la falta de espacio extra, con respecto a un Passat berlina. aunque una vez acomodados dos adultos pueden viajar con confort, gracias, sobre todo, a que el espacio disponible para las piernas es francamente bueno.

Volkswagen CC - 48

El motor 2.0 tdi, en versión 140 CV nos ofrece exactamente lo que esperamos de estas siglas. Potencia y poco consumo. Entrega 320 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm, lo que se traduce en una respuesta del acelerador casi instantánea a cualquier régimen de giro. A que esto sea así, contribuye de manera decisiva la rapidez del cambio DSG de seis relaciones. Debido a que estos motores Tdi tampoco es que se “estiren” mucho, es vital llevarlos siempre con la relación de cambio adecuada para optimizar su rendimiento. El rapidísimo DSG lo hace a las mil maravillas. Este Tdi 140 equipa además las tecnologías Bluemotion de Volkswagen. Estas incluyen, además de un trabajo aerodinámico específico, el sistema Start-Stop automático desconectable y el sistema de recuperación de la energía en las frenadas.

Si al ya de por sí poco bebedor motor  Tdi 140 le añadimos las tecnologías Bluemotion el resultado es un consumo homologado de 5.1 litros a los 100 km. Y el real durante la prueba no se ha alejado mucho, registrando unos muy buenos 5,6 en recorrido mixto, condiciones de tráfico reales y sin estar demasiado pendiente de hacer una conducción especialmente eficiente.

Volkswagen CC - 50

El comportamiento del CC exhibe el equilibrio entre confort y dinamismo al que Volkswagen le tiene perfectamente la medida. El Volkswagen CC avanza decidido y con suavidad por cualquier tipo de vía. Aplomado en las vías rápidas y ágil en las carreteras de montaña. De hecho en el CC se ha hecho un trabajo específico en el chasis para otorgarle un comportamiento un poco más dinámico que su primo el Passat.

Así pues nos encontramos con un coche al que adornan todas las reconegudisimes, para muchos compradores, virtudes del modelo del que deriva, el Passat. Pero ofrece además una línea más deportiva y distinguida y el añadido de un comportamiento a la altura de lo que su estética sugiere.