Este es el tercer Audi RS que tengo la suerte de probar. El primero fue el monstruoso RS6 con el V10 de 560 Cv. El segundo el excitante TT RS,  con el motor 5 cilindros y 340 Cv, uno de los coches más divertidos que he probado nunca.

Y ahora os traigo el tercero, el Audi RS Q3. Aunque ya tenía claro que subirse a un Audi “Renn Sport” es siempre algo especial, el hecho de que este se presente con una carrocería SUV me dejaba un poco frío. Será capaz de comportarse como se espera de un RS? O es sólo un ejercicio de marketing en busca del nicho de mercado de turno.

Audi_Q3_RS_01

Dos cosas pero hacían que me acercara con ilusión. La primera, es el primer Audi RS que no está fabricado en la filial Quattro GmbH en Neckarlsum. Este Audi RS Q3 está fabricado en la fábrica de SEAT en Martorell junto con los otros Q3. Es pues un RS hecho en casa.

La segunda, bajo el capó encontramos el Motor 5 cilindros Turbo de 2,5 litros. Nada más ni nada menos, que el motor que hacía volar el coche que revolucionó el mundo de los rallys hace más o menos 30 años por allí los ’80. Aquellos increíbles Audi Quattro de Grupo B, las míticas bestias de rallyes llevaban el mismo motor que este RS Q3.

En todo caso es seguro que nos encontramos dentro de un SUV exclusivo y que promete sensaciones fuertes. Eso si ya os adelanto que estas serán siempre dentro del asfalto, olvídaos de abandonar el asfalto. El RSQ3 de SUV tiene sólo la forma de la carrocería.

Reconocerás un RS Q3 porque su aspecto ha ganado poder con respecto a un Q3 “convencional”, gracias a las llantas de 20 pulgadas (18 “de serie) y los parachoques más amplios y atractivos. El delantero luce unas anchas entradas de aire que le otorgan un aspecto muy deportivo. La parrilla Singleframe está pintada en negro brillante y rodeada por un marco en aluminio mate. Además por debajo de la parte baja de la parrilla lleva inscrito, orgulloso, un Quattro pintado en blanco. Por detrás y encontrarás una salida de escape ovalada de tamaño más que generosa. Que remata el difusor pintado de negro.

Audi_Q3_RS_02

El interior no es muy distinto del de cualquier otro Q3 que vaya bien equipado. En esta versión RS, destacan detalles como el volante multifunción de tres radios forrado con piel perforada con las levas del cambio S-Tronic detrás. Los pedales son de aluminio y las molduras de símil de carbono,  además nos encontramos el logotipo RS por todas partes. El espacio es correcto para que cuatro adultos viajen con bastante confort.

Nos ponemos en marcha y el 2.5 TFSI de cinco cilindros en línea, con turbo e inyección directa cobra vida. El primer sonido que emite ya te deja claro que si quieres guerra tendrás guerra. De todos modos arranca con suavidad y relativo silencio. Nada lo distingue todavía de un TFSI de 211 Cv. Como el primer recorrido que tengo por delante son unos cuantos kilómetros de autopista busco en el Audi Drive Select el modo ECO. No tiene, sería un sacrilegio, claro. Si tienes un modo Confort, un Auto y con el que este coche se merece ir todo el día … el dinámico.

Audi_Q3_RS_09

El motor del RS Q3 rinde 310 Cv y tiene un par máximo de 420Nm desde 1500 rpm hasta las 5200. Y es sin duda la estrella de este coche. La aceleración de 0 a 100 se en 5,2 segundos … cerca de un Maserati Gran Sport por poner un ejemplo.

A la que podemos dejamos atrás la autopista y vamos a buscar tantas curvas consecutivas como sea posible. Salimos como no puede ser de ninguna otra manera, tranquilos y a estudiar el comportamiento del coche. Sorprende, a los pocos metros, como este supuesto SUV se puede comportar como un auténtico deportivo. Su compacidad es el secreto, como no se trata de un SUV muy alto, ni muy pesado el RS Q3 muestra un comportamiento digno de un Maxi-Gti. Sus prestaciones son fácilmente dosificables y de entrada se comporta como un “vulgar” tracción delantera. Al cabo de cuatro o cinco curvas te das cuenta de que el coche se aferra sobre el asfalto mojado de tal manera que parece morderlo.

Así es muy fácil encontrar el coraje suficiente para pisar el gas. Entonces es cuando el RS saca su carácter a relucir y te invita a una conducción deportiva sin concesiones. Con el cambio S-Tronic de 7 velocidades y doble embrague, en posición Sport y el Audi Drive Select en modo dinámico, el motor del RS comienza su sinfonía. A plena carga suena grave y desacompasado, en reducciones menudo obsequia con unos “pop-Poop” que hacen emocionar recordando los Grupo B. Mientras, el motor sigue empujando sin descanso.

Ahora las curvas se suceden a ritmo frenético, las rectas que las enlazan se las zampa en un abrir y cerrar de ojos. El cuerpo de SUV del Audi ni se mueve, no se perciben oscilaciones. De hecho las suspensiones también son especificas. Audi ha endurecido convenientemente las suspensiones y ha rebajado la altura del Q3 en 25mm.

Audi_Q3_RS_10

Como debe ser con un coche de altas prestaciones la frenada es tan espectacular como las aceleraciones. Frenar los 1.730 kilos que pesa el Rs Q3 ha sido encargado a un juego de discos ventilados de 365 mm. de tipo “wave”, con pinzas de freno 8 pistones pintadas en negro y con la inscripción RS.

Después de un buen rato de diversión paramos e intentamos recuperar el aliento. No sé por qué, me da por mirar el consumo de esta sesión de curvas,  25 kilómetros de curvas sin parar. El ordenador marca 20,9 litros al 100 no está mal. De hecho esta es una de las pocas pegas que una economía normal puede encontrar a este coche. Que en conducción deportiva el consumo sea desmesurado está asumido. Pero es que por autovía a 90 km / h de promedio cuesta hacerlo bajar de los 9 litros y eso ya es más jodido. En conducción en tráfico real y vías mixtas cuesta mantenerlo por debajo de los dos dígitos.

Si buscas exclusividad, prestaciones de deportivo con pedigree y la habitabilidad de un pequeño SUV, está claro que los de Audi, y desde Martorell, han hecho un coche pensado para ti , el Audi  RS Q3.
F.Servet

Fotos. S.Thomas