El Mercedes E300Hybrid reina sólo en su segmento, ya que no hay ningún otro híbrido-diésel en él.

IMG_0116

El Clase E, aunque algo nuevo ocurra en Mercedes, es una berlina clásica don de las haya, y de ella sus clientes siguen esperando unas lineas elegantes. La cuidada línea del Clase E le otorga el porte de alto “standing” que se espera de las berlinas de Mercedes-Benz.

En el habitáculo reina el ambiente premium propio de Mercedes-Benz. Todo es como cabría esperar: El cuero de los asientos domina el ambiente de un habitáculo clásico pero con un remate impecable. El salpicadero apenas se distingue al híbrido de cualquier otra versión de la gama con un indicador del estado de carga de la batería. La disposición de los mandos tiene alguna particularidad. Como la del mando del cambio automático que es la típica palanca de coche americano a la derecha del volante, esto obliga a los demás mandos, intermitentes y limpiaparabrisas a realojarse en el lado izquierdo. No és nada a lo que no te acostumbres pero he puesto el coche en punto muerto al querer indicar un giro a la derecha.

IMG_0133

La diferencia de este modelo respecto a otros Híbridos, es que el pequeño motor eléctrico de 20 kw (27 cv)y sus baterías apenas modifican la estructura del modelo diésel. Su planta motriz combina el motor eléctrico con un motor diésel de 204 CV y cuatro cilindros que ofrecen una potencia conjunta de 231 Cv. El motor eléctrico se sitúa donde el convertidor de par de su caja automática 7-Gtronic y las baterías solo restan 35 litros de capacidad al inmenso volumen de 540 Litros. El peso tampoco se incrementa mucho, sólo unos 70 kilos. El consumo homologado es de unos increíbles, para una berlina de este porte,de 4,1 Litros a los 100 que se quedaron en 5 y poco durante nuestra prueba. Con esta construcción el E Híbrido mantiene intacto el intachable comportamiento que merece una berlina portadora de la estrella.

IMG_0142

En autopistas y vías rápidas el confort es superlativo. Pero lo que más sorprende es que en las carreteras más reviradas el comportamiento sigue siendo ejemplar. Este Mercedes E300 Hibryd, tiene un andar realmente deportivo si le exigimos un ritmo alto. Cuenta con una dirección muy precisa y de tacto exquisito que nos ayudará enormemente a encontrar la confianza necesaria para ir rápido. El comportamiento como no podía ser de otra manera es muy equilibrado y neutro que responde siempre con mucha progresividad y sin sobresaltos.

Confort superlativo. Potencia más que suficiente y unos consumos más que contenidos convierten al Mercedes E300 Hybrid en el coche ideal para afrontar cualquier viaje.