Poco después del lanzamiento del nuevo Mini llega su versión más deportiva, y lo hace por todo lo alto, ya que llevará el motor más potente jamás montado en un modelo de la marca británica.

P90167726

El frontal del “John Cooper Works” destaca por sus entradas de aire.

Su diseño exterior se ha reforzado en deportividad respecto a sus hermanos. Lleva faros LED con los intermitentes en blanco y unos pasos de rueda más voluminosos. Su aerodinámica se mejora gracias a un faldón delantero específico con grandes entradas de aire. Si continuamos nuestra vista hacia la zaga nos encontramos con unos faldones laterales también propios del modelo. Ya en la trasera vemos un faldón posterior nuevo y el alerón que siempre acompaña a estas versiones. Si con todo, aún hay alguien que no reconoce el modelo, el logo “John Cooper Works” destaca en su parrilla, en las molduras de los intermitentes laterales y en el portón trasero.

P90167748

El diseño de sus asientos ya nos avanza el carácter de este modelo.

El interior también transpira deportividad. Al abrir las puertas nos reciben unas molduras “John Cooper Works”, un volante multifunción y unos asientos propios del modelo con apoyacabezas integrados. También le diferencian de sus hermanos el diseño específico de la instrumentación así como de la llave del vehículo. Los pedales y el apoyapié del conductor son en acero inoxidable y el techo recibe un revestimiento de color antracita.

P90167741

El escape deportivo de serie promete un buen rugido del motor.

Pero su gran arma es su motor. Un 4 cilindros de 2.0 litros biturbo que entrega 231cv y un par máximo de 320Nm. Consigue una aceleración de 0 a 100km/h en 6,3s con la caja manual de seis marchas y en 6,1s con caja automática Steptronic de 6 marchas. Toda esta fuerza acaba saliendo por su escape deportivo de serie pero se controla gracias a su dirección asistida electromecánica con Servotronic, su control dinámico de estabilidad (DSC), su control dinámico de tracción (DTC), su control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC) o del Performance Control. Opcionalmente se puede montar el control dinámico de la suspensión (DDC).