Volkswagen, como todos los fabricantes, parece poseído por la necesidad de ofrecer un vehículo para cada posible nicho de mercado. Así pues puede muy bien ser que de toda la vida te hayan gustado los Golf, pero con la familia ampliada necesitas más espacio. Está claro que necesitas un familiar … y por eso tienes en el catálogo de la marca de Wolfsburg el Golf Variant. Pero no, tú quieres un Monovolumen. Sin moverte de VW puedes comprar un Monovolumen compacto que satisfará todas tus necesidades de espacio … el Touran. No, tampoco … tú quieres un Golf. Pues bien eres el cliente que buscaba VW al fabricar el Golf SportsVan.

IMG_2153

Está claro que el SportsVan no es un vehículo que enamore a primera, ni siquiera tal vez a segunda, vista. Menos, si como es el caso de nuestra unidad de pruebas, se trata de la versión más básica Edition. Todas las líneas son muy conservadoras, pero es cierto que ha conseguido mantener la semejanza con el Golf “original”. La vista lateral destaca por la gran superficie acristalada que encontramos. Esto le hace perder musculatura, pero es cierto que una vez dentro agradeceremos la luminosidad que aporta. Con los acabados propios de versiones superiores que juegan con cromados o diferentes acabados para manetas de puerta y espejos retrovisores o llantas de aleación de mayor diámetro, la imagen del SportsVan mejora bastante, pero en esta versión básica Edition la imagen es bastante sobria.

VW Golf SportsVan - 25

Una vez abrimos la puerta, se nos hace evidente, a la primera, que estamos entrando en un Golf, no hay duda posible. Si bien es cierto que el diseño no es idéntico al del Golf “convencional”. La pantalla multi-media se sitúa en una posición más elevada, que resulta mejor porque es más visible y como es táctil, también más accesible. Las salidas del aire se sitúan a ambos lados de la pantalla y la palanca de cambios también se re-úbica en la consola central para hacerla más acorde a una posición de conducción más elevada. Sentados a su volante no hay duda de que conduces un Golf… Y exactamente eso era lo que querías, no ?

Donde se justifica la opción Sportsvan se en el incremento del espacio interior. Los 5 cm de batalla adicional se traducen en bastante más espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores. También la altura adicional da sensación de disponer de mucho más espacio tanto delante como detrás. Las banquetas de los asientos traseros pueden desplazarse adelante hasta 18 cm, y los respaldos son regulables en inclinación. Buenos detalles que nos permiten elegir o llegar a un buen compromiso entre el confort de las plazas traseras y/o el volumen del maletero. Este ofrece de entrada unos buenos 500 litros pero con las banquetas avanzadas y los respaldos en la posición más vertical llega hasta los 590 litros. Ten en cuenta de todos modos que si lo que buscas es maletero … la versión Variant del Golf ofrece 605.

VW Golf SportsVan - 32

Nuestro Golf Sportsvan lleva un motor diesel turboalimentado 1.6 TDI de 110 CV, cuatro cilindros e inyección directa common rail. Acoplado a una caja de cambios manual de cinco velocidades, la marca declara un consumo medio de combustible de 3,6 l / 100 km para este motor. Ya sabéis de manía personal de dedicarme a hacer conducción poco eficiente con los vehículos que prometen serlo mucho. El resultado ha sido a ir a hacer daño donde a los motores más pequeños más les duele. Altas velocidades mantenidas por vías rápidas. El resultado después de más de 800 km de prueba ha sido un consumo de 5.8 litros a los 100. Nada para tirar cohetes. Me juego un guisante a que con el 2.0Tdi de 150 Cv de la marca repito los consumos. Esto que en el Bluemotion se ha hecho un trabajo aerodinámico específico que deja el Cx en 0,27 y hace uso de soluciones como neumáticos de baja fricción.

VW Golf SportsVan - 13

Sin embargo es cierto que en condiciones normales los consumos del 1.6Tdi son siempre muy ajustados. Pero ni por prestaciones ni por consumos se justifica su uso como coche para viajar. Las prestaciones del 1,6 Tdi de 110 Cv son suficientes y  es cierto que una vez lanzado es capaz de rodar rápido, también lo es que sus recuperaciones no son fulgurantes. En quinta en subida te puedes encontrar que ante un adelantamiento bajo el pie derecho encuentres un vacío.

El comportamiento es lo que esperas de un modelo con vocación familiar y de una versión orientada a los consumos bajos. Suspensiones confortables que filtran bien todas las irregularidades del asfalto, pero que dejan que la carrocería oscile un poco más de lo que a mí me gustaría. En todo caso el confort está garantizado en todo tipo de vías. Lo que está claro es que un motor de 110CV no pondrá en ningún compromiso en la plataforma MBQ del grupo VAG.