El mundial de rallycross visita Catalunya en su segunda edición, después de que en la primera edición, celebrada el año pasado, el noruego Petter Solberg impusiera su ley sobre el resto de participantes al volante de un Citroën DS3. Ayer se presentó de forma oficial en el circuito de Cataluña la prueba puntuable para el mundial de rallycross (RX) que se disputará la catedral del motor catalán los días 18, 19 y 20 de septiembre de este 2015. La prueba catalana será la décima prueba del calendario (de un total de trece pruebas), y se disputará bajo el nombre de Barcelona RX y dispondrá de la cobertura, en riguroso directo, de las cámaras de “Esport 3″, el canal temático de Televisió de Catalunya.

ford_rally_cross_car-1920x1080


Los coches que participan en el mundial de RX son sensiblemente más potentes que los coches del mundial de rallyes. De hecho, si los coches de WRC no superan los 300cv de potencia, los de RX son máquinas de más de 600cv sin ningún tipo de ayuda electrónica ni asistente a la conducción y un peso que no supera los 1.000 kilos gracias a la uso masivo de fibra de carbono -fis y todo en la carrocería, muy expuesta a los choques y al contacto con otros coches- y son capaces de acelerar de 0 a 100 en 1,9 segundos (a lo menos medio segundo más rápido que un coche de Fórmula 1). Por tanto, nos encontramos con unas máquinas espectaculares que recogen buena parte de la herencia de los coches de Grupo B de los años 80 del siglo pasado.

Las pruebas o campeonatos de RX tienen un funcionamiento estándar consistente en cuatro rondas de clasificación de cinco participantes y cuatro vueltas de duración, una semifinal y una gran final con seis participantes y seis vueltas de duración.

El acuerdo entre organizadores y el circuito incluye un contrato por tres temporadas y prevé ser un éxito de asistencia (los organizadores hablaban de un aforo de más de 20.000 personas) y abrieron la puerta a la participación de algún piloto local que ejerza como reclamo para el público local.

Y es que los organizadores del mundial disponen de una serie de “wild cards” o tarjetas de invitación para invitar estrellas locales o foráneas en cada uno de los escenarios del mundial. Por el de nuestra casa ayer circulaban rumores sobre la participación de Nani Roma (el equipo Mini debuta este año en el mundial de RX y ayer estaba presente en la presentación oficial) o incluso del veterano Carlos Sainz y su Peugeot. Más difíciles parecen las participaciones de pilotos como Dani Sordo o incluso de pilotos de GT o Fórmula como Miquel Molina, Alguersuari o Servià, a pesar de que la organización aún no ha descartado ningún nombre de participante.